¿Cómo Masterizar en Cubase 10?

Si bien la mayor parte de las veces se crea que es un DAW dedicado al arte de crear música, Cubase ha gozado a lo largo de un buen tiempo del poder y la flexibilidad para dedicarse a todo género de labores de audio: bosquejo de ideas, edición de audio, diseño de sonido, blog post-producción de películas y emisiones, composición y publicación y prácticamente cualquier otra cosa que se te ocurra.

 

Hacer un mastering profesional en Cubase 10

 

Tratándose de masterización de audio, donde la calidad y la lealtad del audio son de vital relevancia, el motor de sonido súper preciso de Cubase y la polivalente edición y enrutamiento son una combinación idónea para los requerimientos del trabajo.

master cubase 10

Lo que es más, merced a los continuos sacrificios de Steinberg para acrecentar el número, calidad y utilidad de los bultos de plug-ins, el Cubase moderno contiene todo cuanto precisa para efectuar una genial masterización de audio desde el comienzo.

La aproximación más obvia a la masterización con Cubase puede ser aplicar el procesamiento de género de masterización a lo largo de la mezcla a través del autobus primordial izquierdo-derecho; asimismo podría aplicar dicho procesamiento a las submezclas para una aproximación de género de masterización de tallo.

No obstante, de manera frecuente es preferible abordar la masterización desde la perspectiva de un álbum completo o bien un montaje de mezclas, lo que deja que ese montaje se perfeccione en un conjunto aglutinante en vez de un montón de mezclas individuales mal emparejadas.

Siendo este el caso, la mejor práctica tiende a dejar el proceso de masterización fuera de una mezcla para poder ser aplicado después cuando la música se está compilando en un álbum/montaje.

Diseño de la pista y la mezcla

Cuando haya perfeccionado sus mezclas y haya creado una compilación de ficheros sin masterizar para su montaje, Cubase ofrece ciertos enfoques diferentes, mas todos empiezan importando sus mezclas sin masterizar en un nuevo proyecto y estableciéndolos en la línea de tiempo. En general, pondría todas y cada una de las mezclas en exactamente la misma pista, mas si crea un montaje desde un pequeño número de mezclas, puede haber ciertas ventajas al darle a cada una su pista/canal en Cubase (por razones que deberían hacerse evidentes en un instante). Esta es asimismo una buena ocasión para jugar con el orden de marcha y el flujo de su montaje.

Master en cubase 10

Típicamente, con esta configuración, añadiría el procesamiento de masterización como insertos en el(los) canal(es) que lleva(n) las mezclas no masterizadas. Es común usar procesadores especializados de terceros para efectuar este proceso de masterización y estos pueden aportar cierta profundidad y carácter a la mesa, mas los procesadores incorporados de Cubase son más que capaces de crear geniales resultados sin precisar gastar en costosos modelos de hardware de boutique. Y si por casualidad tienes un buen torno de hardware, EQ o bien lo que sea en tu estudio, puedes configurarlos como plug-ins externos que pueden ser incluidos en tu cadena de procesamiento de masterización.

Una vez satisfecho con el diseño del montaje, trabajas en todos y cada mezcla, configurando los procesadores y haciendo rebotar los resultados a una nueva mezcla masterizada. Este rebote se puede hacer usando un autobus de audio socorrer interno si su hardware de sonido lo da, reproduciendo desde la pista “sin masterizar” mientras que se graba en la pista “masterizada”.

Hacer esto tiene el beneficio de dejarle monitorear los procedimientos para picos o bien instrumentos que no había sentido a lo largo de la configuración. De forma alternativa, si tu hardware no da autobuses de audio internos, puedes sencillamente exportar cada mezcla a una nueva versión masterizada y después reimportarla a una pista ‘masterizada’.

Inconvenientes y soluciones opciones alternativas

En este punto, puedes aplicar cualquier recorte de nivel final en las mezclas masterizadas, así sea ajustando la ganancia de cada mezcla masterizada individualmente o bien a través de la automatización de los niveles de los canales. Esta es la etapa en la que puede hallar el mayor inconveniente con este enfoque: le impide ajustar de manera fácil la configuración del procesador de masterización para cualquier mezcla individual. Esto es esencial por el hecho de que, conforme trabaja con las mezclas de su montaje, puede decidir que los ajustes empleados en una mezcla precedente deben alterarse viendo que la mezcla que está masterizando hoy día, mas probablemente los ajustes del procesador que usó se pierdan.

mastering cubase 10

Una solución opción alternativa es guardar los procesadores y ajustes de cada mezcla individual como un preajuste de cadena de efectos que puedes recobrar y alterar después si es preciso. Otra es aplicar los procesadores de masterización de manera directa a cada mezcla utilizando la funcionalidad de Procesamiento Directo Fuera de Línea de Cubase, permitiéndole de este modo volver y ajustar esos ajustes después de una forma muy semejante a la de WaveLab, mas esto puede ser un tanto bastante difícil.

Cualquiera que sea el procedimiento que use, debería acabar con un montaje terminado de canciones cuyo sonido ha sido optimado y fortificado utilizando técnicas de masterización – y que han sido ecualizadas, niveladas y balanceadas para sonar como un todo aglutinante. Todo cuanto queda es efectuar una exportación final del montaje, así sea como ficheros individuales (uno para cada componente del montaje) o bien, para los montajes en los que los componentes fluyen entre sí, como un solo fichero monolítico.

 

Tutorial: Hacer un master genial utilizando el Cubase 10

 

1. Empieza organizando tus ficheros. Cree una nueva carpetita para su proyecto de masterización, y cree 3 subcarpetas dentro de ella llamadas “sin masterizar”, “masterizado” y “release”. Copia tus mezclas sin masterizar en la subcarpeta “sin masterizar”.

2. Crear un nuevo proyecto de Cubase y guardarlo en la carpetita recién creada. tres. Abra el panel de Configuración del Proyecto (Project -> Project Setup…) y establezca la velocidad de muestreo del proyecto y la profundidad de bits a fin de que coincida con la de sus mezclas no masterizadas.

3. Crea una nueva pista de audio y llámala ‘UnmasteredSource’. Cerciórate de que la pista está configurada para emplear una base de tiempo lineal (el inspector de pistas va a mostrar una cara del reloj). cuatro. Arrastra tus mezclas sin masterizar a la pista UnmasteredSource, optando por no copiar los ficheros al directorio de trabajo.

4. Juega con el orden y el espaciamiento de tus mezclas. Activar el modo perfecto de ajuste azaroso puede ser de mucha ayuda, en tanto que crea y suprime los espacios en la línea de tiempo cuando mueves las cosas; no obstante, desactiva el modo perfecto de ajuste azaroso cuando haces ajustes finos de situación.

Masterizar Cubase pro10

5. Escoge la primera mezcla y haz un zoom en su punto de comienzo. Deseamos cincuenta-100ms de silencio al comienzo de la mezcla, con lo que recortadlo si hay más que esto (agregad el silencio en el paso ocho en caso contrario). Asimismo aplica un pequeño desvanecimiento sobre este silencio.

6. Muévete al final de la mezcla y examina su “cola”. Descubre dónde el sonido cae bajo un nivel perceptible, entonces ajusta a cien-200ms alén de este punto. Agrega un desvanecimiento que incluya algo del sonido perceptible, quizá quinientos ms o bien más.

MARCADORES DE CICLO Al dominar con Cubase, los marcadores de ciclo dan una guía visual útil al navegar por el montaje. Asimismo facilitan el proceso de exportación final y sirven para asegurar que todas y cada una de las distintas mezclas sin masterizar y masterizadas que creas sean de una duración consistente.

7. Crear una nueva pista de marcador y nombrarla ‘Rangos’. Con esta pista elegida, haga click en el botón de edición ‘e’ en el inspector de pistas para abrir el panel de marcadores. Haga click con el botón derecho del ratón en el panel y asegúrese de que esté marcada la opción Siempre y en toda circunstancia en la parte superior.

8. Con la primera mezcla todavía elegida, presione la tecla P a fin de que las situaciones del localizador coincidan con la selección. Mueve los localizadores cara afuera si precisas agregar un tanto de silencio de arriba y/o de abajo. Agrega un marcador de ciclo y dale un nombre.

9. Agrega ciertos plug-ins convenientes a la pista de UnmasteredSource. Empieza con un EQ – La frecuencia es una genial elección – y prosigue con instancias de MultibandCompressor, Magneto II y Brickwall Limiter. Esto da un buen punto de inicio, mas puedes agregar y eliminar otros procesadores cuando sea preciso.

10. Reproduzca la mezcla y modifique los ajustes del procesador conforme sea preciso. Cuando esté satisfecho, haga click en el diamante en la parte superior de la sección de Inserciones del inspector y escoja Guardar preselección de la cadena de efectos… Déle un nombre conveniente a la preselección y haga click en OK.

11. En la pista del marcador, haga doble click en el marcador que corresponde a la mezcla en la que trabaja, asegurándose de esta manera de que los localizadores están en la situación adecuada. doce. Elija Exportar -> Mezcla de audio… en el menú Fichero. Asigna un nombre al fichero y establece la senda de tu subcarpeta “masterizada”.

12. En el panel de exportación, escoja Entre localizadores y asegúrese de haber escogido los canales adecuados para exportar. Además de esto, asegúrese de que está exportando a un tipo del archivo sin comprimir (WAV, AIF, etcétera) usando exactamente el mismo formato de muestra que la mezcla sin masterizar. Haz click en Efectuar exportación de audio cuando estés listo.

MAESTRIZ CON UNA BASE DE TIEMPO LINEAL Las capacidades de estiramiento de tiempo incorporadas de Cubase pueden ser realmente útiles al componer, mas claramente no son deseadas a lo largo de la masterización. Por consiguiente, es esencial cerciorarse de que todas y cada una de las pistas estén utilizando una base de tiempo lineal, y que el modo perfecto musical esté deshabilitado para todos y cada uno de los ficheros de audio en la piscina.

13. Repita los pasos cinco a doce para cada mezcla de su montaje. Cuando hayas terminado, crea una nueva pista de audio llamada “Fuente masterizada” y arrastra tus mezclas masterizadas a esta pista, alineando cada una con su pertinente mezcla no masterizada. Acalla la pista UnmasteredSource.

masterizar en cubase 10.1

14. Trabaje en su montaje, equiparando el volumen de cada mezcla dominada. Si un master precisa ser cambiado, recarga su cadena de efectos, haz modificaciones y después re-exporta a una nueva mezcla masterizada. Sustituye la mezcla en la pista MasteredSource con este nuevo fichero.

15. Si tus ficheros de lanzamiento precisan tener una menor profundidad de bits – quizá has trabajado a veinticuatro bits mas estás distribuyendo en CD – introduce un plug-in UV22HR en la pista MasteredSource. Configura sus bits de salida a fin de que coincidan con el formato deseado, y escoge el nivel de interpolación deseado.

16. Vuelva a abrir el panel de Exportación de Mezcla de Audio. Configure el formato de salida de audio a fin de que coincida con el formato deseado (cuarenta y cuatro con uno kHz/16 bits para CD, por servirnos de un ejemplo). diecisiete. Establece la Senda del archivo en la subcarpeta ‘release’ que creaste en el Paso 1.

17. Escoge la opción Entre Marcadores de Ciclo y observa que aparece una lista de marcadores en el panel. Marque todos y cada uno de los marcadores que desee incluir en la exportación y, ahora, haga click en Configurar esquema de nombres para abrir el panel Esquema de nombres.

masterizar en cubase 10 pro

18. Utilice los botones del panel para acotar un nombre basado en la identificación y el nombre de cada marcador, como se muestra en la imagen. Cierre el panel y después realice la exportación de audio. Cuando haya terminado, la subcarpeta “release” contendrá los ficheros de audio terminados y masterizados.

 

Descarga Cubase 10 aquí!

Compartir en:

Deja un comentario